El Cabaret de los Sueños Perdidos

En “El cabaret de los sueños perdidos” que recrea Alvaro Peña en sus nuevos registros pictóricos, alude a cuerpos exentos de pensamiento trivial. Las almas melancólicas de ésta ópera prima se muestran desarmadas de aventura y nos llegan personajes construidos con legitimidad, para no coincidir jamás con acólitos demagogos de expectativas erótico-triunfalistas.
Descubrimos humanoides que exhalan un sigiloso suspiro apresado en recuerdo de Gustav Klimt, Egon Schiele y Toulouse Lautrec. Y entonces, las criaturas libinidosas contemplan el triple salto mortal, sin red, en el que Alvaro Peña se tortura con devoción cromática. Reedita el cabaret sobre acuarela y acrílico, siempre entre sueños.
Pedro López Morales
“Al principio mis observaciones tomaron un giro abstracto y general. Miraba a los viandantes en masa y pensaba en ellos desde el punto de vista de su relación colectiva. Pronto, sin embargo, pasé a los detalles, examinando con minucioso interés las innumerables variedades de figuras, vestimentas, apariencias, actitudes, rostros y expresiones.
La gran mayoría de los que iban pasando tenían un aire tan serio como satisfecho, y sólo parecían pensar en la manera de abrirse paso en el apiñamiento. Fruncían las cejas y giraban vivamente los ojos…
…Otros, también en gran número, se movían incansables, rojos los rostros, hablando y gesticulando consigo mismos como si la densidad de la masa que les rodeaba los hiciera sentirse solos”
Edgar Allan Poe (El retrato oval).

SUBIR

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR